Facebook y su nueva marca – Urban comunicacion

Facebook ha presentado su nueva marca corporativa. El monstruo de las redes sociales tenía la necesidad de crear una marca que separara la imagen de su famosa aplicación nativa, de la de la empresa que ofrece actualmente toda una familia de productos y servicios tecnológicos relacionados con la conexión de personas: Facebook App, Messenger, Instagram, Whatsapp, Oculus, Workplace, Portal y Calibra.

La nueva marca corporativa de Facebook es lo que Alphabet supone a Google, pero con la diferencia de que en este caso la compañía capitaneada por Mark Zuckerberg ha decidido construir con el mismo nombre que la lanzó a la fama hace 15 años. Una decisión que en términos de definición de estructura y desde una perspectiva de marca tiene sus cosas buenas y malas en cuestión de reconocimiento, asociación de valores y necesidades de comunicación.

El proyecto es resultado de la colaboración entre SaffronDalton Maag y el equipo de marketing de Facebook. La finalidad del encargo fue crear una marca capaz, por un lado de distinguir Facebook de la Facebook App, por el otro de comunicar claramente que productos estaban relacionados con Facebook.

El diseño ha sido fruto de un proceso colaborativo y de investigación interna que llevó a los equipos a definir tres comportamientos de diseño:Claridad: un marca que simplifique y cree comprensión. Empatía: un sistema que respete el contexto y el entorno. Crear espacio: un diseño que apoye a las personas y sus historias.

Estos comportamientos están más o menos reflejados en el nuevo logotipo, que más allá de toda argumentación que como siempre es relativa o interpretable, no deja de ser una buena solución de diseño.

El nuevo logo se ha diseñado con una tipografía hecha a medida. Resuelto en caja alta para buscar una clara diferenciación con la Facebook App, su tratamiento en mayúsculas y su amplio interletraje le suman además una mejora en la lectura y le confieren un aspecto más serio y solvente, sin llegar a ser frío o distante. Esto se debe al exquisito detalle en la configuración de los caracteres, la consistencia en su grosor, combinado con la sutileza en sus cantos redondeados, la proporcionalidad entre letras, la curvatura de las diagonales o el énfasis en la horizontalidad visible en detalles como el sombrero de la A o el ancho de la O. Su amplio interletraje garantiza además una óptima lectura a formatos pequeños. Por otro lado el logotipo permite su contracción al monograma FB, pensado para resolver todos aquellos casos de máxima reductibilidad.

El entorno digital permite al nuevo logotipo adquirir propiedades responsive, con pequeñas animaciones y varias representaciones cromáticas. Sin embargo este puede mutar de color, bien para representar cada uno de sus diferentes productos, bien para adaptarse al cromatismo de las imágenes sobre las que se usa. Su finalidad, crear el contraste necesario para una correcta legibilidad de manera armónica, en un intento de crear una conexión entre la marca y las personas. Algo en lo que repetitivamente insisten en su discurso.

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.